martes, 29 de enero de 2013

Frida en Escuela de Señoritas






Muchas gracias Frida y Leonardo por compartir su trabajo con Escuela de Señoritas.


Modelo: Frida Aldama
Foto: Leonardo Aldama

jueves, 24 de enero de 2013

Revisión de los Principios de Yogyakarta 4


Concluyo con la revisión de los principios de Yogyakarta, derechos humanos para preferencias  sexuales no heterosexuales y orientaciones sexogenéricas diferentes a las biológicas. 

-->
Principio 22: El derecho a la libertad de movimiento: La orientación sexual y la identidad de género nunca podrán ser invocadas para limitar o impedir el ingreso de una persona a un Estado, su salida de este o su retorno al mismo, incluyendo el Estado del cual la persona es ciudadana.
Estados totalitarios han violado y violan actualmente este derecho impidiendo el libre movimiento de personas de la diversidad dentro de sus fronteras o promoviendo su exilio forzoso. Famoso fue el caso de la cuba de fidel que expulsó en los 70 a miles de homosexuales a Miami. 
Principio 23: El derecho a procurar asilo: En caso de persecución relacionada con la orientación sexual o la identidad de género, toda persona tiene derecho a procurar asilo, y a obtenerlo en cualquier país. Un Estado no podrá expulsar a una persona a otro Estado del que haya sospechas fundadas de que esa persona podría sufrir cualquier forma de penas o tratos crueles o degradantes a causa de su orientación sexual o identidad de género.
Principio 24: El derecho a formar una familia: con independencia de su orientación sexual o identidad de género, incluso a través del acceso a adopción o a reproducción asistida. Existen diversas configuraciones de familias. Ninguna familia puede ser sometida a discriminación basada en la orientación sexual o identidad de género de cualquiera de sus integrantes.
En México las familias diversas aún no cuentan con las debidas garantías y el estado no provee el servicio de reproducción asistida. La adopción es muy nueva en algunos estados de la república pero en la mayoría todavía no se contempla la posibilidad de formar familias homoparentales por adopción. Muchos son los países que no reconocen las uniones igualitarias y más los estados que no la proveen aún cuando las reconozcan como es el caso de nuestro país donde solo se llevan a cabo en el Distrito Federal, Coahuila y muy recientemente en Quintana Roo. 
Principio 25: El derecho a participar en la vida pública: incluyendo el derecho a postularse a cargos públicos, a participar en la formulación de políticas que afecten su bienestar, así como a tener acceso a todos los niveles de las funciones y empleos públicos, incluyendo el servicio en la policía y las fuerzas armadas, sin discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género.
Las fuerzas armadas son de los grupos que menos accesibilidad brindan hacia la diversidad sexual abiertamente, son muy pocos los países en donde la diversidad sexual no causa la baja de los oficiales. Este fenómeno se da en países que penan y castigan las prácticas no heterosexuales como en países que no la penan ni castigan. 
Principio 26: El derecho a participar en la vida cultural: pudiendo expresar a través de este derecho la diversidad de orientaciones sexuales e identidades de género.
En los países donde se penaliza la homosexualidad este derecho es imposible de acatar pues cualquier expresión cultural relacionada a la diversidad sexual es motivo de denuncia, cárcel y aún pena de muerte. En países que supuestamente no la castigan también se ve comúnmente vulnerado por discriminación y censura. 
Principio 27: El derecho a promover los Derechos Humanos: incluyendo las actividades de los defensores de los derechos humanos encaminadas a promover y proteger los derechos de las personas de diversas orientaciones sexuales e identidades de género.
Esta garantía es imposible en África, a excepción de Sudáfrica, todos los estados prohíben cualquier movimiento pro derechos humanos LGBTTTQI con penas severísimas que van de 3 años de cárcel hasta la cadena perpetua y en algunos casos la pena capital. 
Principio 28: El derecho a recursos y resarcimientos efectivos: brindando reparaciones a personas cuyos derechos hayan sido violados por motivo de su orientación sexual o identidad de género.
Una falacia en la actualidad, tal es el caso de los homosexuales sacrificados por la Alemania nazi, mientras los judíos han tenido acceso a indemnizaciones y pensiones por el holocausto las víctimas homosexuales no han sido tomadas en cuenta para dicho resarcimiento de daños. 
Principio 29: Responsabilidad penal: Toda persona cuyos derechos humanos sean violados, incluyendo los derechos a los que se hace referencia en estos Principios, tiene derecho a que a las personas responsables de dicha violación, se les responsabilice penalmente por sus actos de manera proporcional a la gravedad de la violación. No deberá haber impunidad para autores de violaciones a los derechos humanos relacionadas con la orientación sexual o la identidad de género.
En México aún cuando contamos con el CONSEJO NACIONAL PARA LA PREVENCIÓN  DE LA DISCRIMINACIÓN, EL CONAPRED, sus funciones están todavía muy limitadas y no cuentan con el brazo de la justicia para hacer efectivo éste derecho.
Como podemos ver a simple vista es mucho el camino que falta por recorrer en derechos humanos internacionales más allá de las normatividades actuales firmadas por la mayoría de los países del orbe. En materia de derechos humanos de los grupos vulnerables (entre ellos la diversidad sexual) estamos aún en pañales. Por ello quiero aprovechar este foro que me permite apelar a su sentido común y humanidad para que seamos más los luchadores por la instauración de los derechos humanos de todas y todos los habitantes del planeta, empecemos por casa y garanticemos derechos iguales para seres iguales en toda la República Mexicana. 
Por su atención gracias.

miércoles, 23 de enero de 2013

Revisión de los Principios de Yogyakarta 3

-->

Sigo con la revisión de los principios de Yogyakarta, derechos humanos para preferencias  sexuales no heterosexuales y orientaciones sexogenéricas diferentes a las biológicas. 

Principio 15: El derecho a una vivienda adecuada: Toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada, lo que incluye la protección contra el desalojo y carencia de hogar, independientemente de su orientación sexual o identidad de género.
Podríamos exponer lo mismo que en el caso anterior. 
Principio 16: El derecho a la educación: Toda persona tiene derecho a la educación, sin discriminación alguna basada en su orientación sexual e identidad de género, y con el debido respeto hacia éstas.
El fenómeno del bullying (violencia entre niños y jóvenes por motivos de discriminación) priva de la continuidad en los estudios a los pequeños que muestran sexualidades diferentes a la heterosexual. Dicha violencia en las escuelas es el motivo principal del abandono de los estudios en nuestro país y muchos otros en los que la homosexualidad es penada y en algunos admitida. Este tipo de violencia ha sido recientemente tipificada y la lucha anti bullying es muy joven todavía por lo que no ha rendido frutos considerables. 
Principio 17: El derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud: Todas las personas tienen el derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, sin discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género, con derecho de consentimiento informado. La salud sexual y reproductiva es un aspecto fundamental de este derecho.
Entramos ahora en uno de los terrenos más discutidos en la actualidad, el derecho a la reproducción asistida para los grupos diversos está en la mesa de cámaras y congresos en todo el mundo. También entramos en materia de VIH/SIDA pues para garantizar el servicio médico de las personas afectadas estamos muy por debajo de las necesidades reales de dicha pandemia que acosa a todo el orbe siendo los hombres de la diversidad los más afectados pues pertenecen a un grupo de alto riesgo por el tipo de prácticas sexuales comunes en ellos. Aún con la aplicación de campañas pro uso del condón el contagio es cuantioso y muy poca la capacidad del estado para enfrentar al número de afectados. Esto no solo sucede en nuestro país sino en todo el mundo. Lo alto del costo de medicamentos y tratamientos anti retro virales es la causa por la que el mundo entero esta tan en desventaja ante la pandemia del VIH/SIDA, y otros padecimientos como la tuberculosis y la hepatitis C, padecimientos ligados a la presencia de VIH. 
Principio 18: Protección contra abusos médicos: Ninguna persona será obligada a someterse a ninguna forma de tratamiento, procedimiento o exámenes médicos o psicológicos, ni a permanecer confinada en un centro médico, con motivo de su orientación sexual o identidad de género. Con independencia de cualquier clasificación que afirme lo contrario, la orientación sexual y la identidad de género de una persona no son, en sí mismas, condiciones médicas y no deberán ser tratadas, curadas o suprimidas.
Por cuestiones de discriminación son muchas las iglesias homófobas que promueven la cura de la homosexualidad con fundamentos científicos y religiosos y muchos los estados que impulsan supuestas curas para las orientaciones no heterosexuales sin resultados en la mayoría de los casos. Muy por el contrario resultan en el demérito de la salud mental de los sujetos expuestos a ellas. 
Principio 19: El derecho a la libertad de opinión y de expresión: Incluyendo la expresión de la identidad o la personalidad mediante el lenguaje, la apariencia y el comportamiento, la vestimenta, las características corporales, la elección de nombre o cualquier otro medio, como también la libertad de buscar, recibir e impartir información e ideas de todos los tipos, incluso la concerniente a los derechos humanos, la orientación sexual y la identidad de género, a través de cualquier medio y sin consideración a las fronteras.
Uno de los puntos más difíciles de aplicar en nuestro mundo resulta éste en el que por la vigencia de legislaturas la omisión de las fronteras es imposible.  
Principio 20: El derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas: Incluyendo las manifestaciones pacíficas relacionadas con la orientación sexual o la identidad de género. Las personas pueden formar y hacer reconocer, sin discriminación, asociaciones basadas en la orientación sexual o la identidad de género, así como asociaciones que distribuyan información a, o sobre personas de, las diversas orientaciones sexuales e identidades de género, faciliten la comunicación entre estas personas y aboguen por sus derechos.
No solo en los 93 países que castigan la diversidad sexual se viola esta garantía, en países Europeos ha sucedido lo mismo como es el caso de Polonia y Rusia. Por lo general los gobiernos de derecha caen en la omisión de este derecho. 
Principio 21: El derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión: Estos derechos no pueden ser invocados por el Estado para justificar leyes, políticas o prácticas que nieguen el derecho a igual protección de la ley o que discriminen por motivos de orientación sexual o identidad de género.
La gran mayoría de los gobiernos que penan o castigan las prácticas no heterosexuales se fundamentan en creencias judeocristianas o islámicas de orden religioso cuyos libros sagrados penalizan la homosexualidad como son el Corán y la Biblia, ésta en especial en el Levítico que reza de la siguiente forma: 
No te acuestes con un hombre como si te acostaras con una mujer. Eso es un acto infame. (Levítico 18:22)
Si alguien se acuesta con un hombre como si se acostara con una mujer, se condenará a muerte a los dos, y serán responsables de su propia muerte, pues cometieron un acto infame. (Levítico 20:13)

lunes, 21 de enero de 2013

Revisión de los principios de Yogyakarta 2

-->

Sigo con la revisión de los principios de Yogyakarta, derechos humanos para preferencias  sexuales no heterosexuales y orientaciones sexogenéricas diferentes a las biológicas. 

Principio 5: El derecho a la seguridad personal: Toda persona, con independencia de su orientación sexual o identidad de género, tiene derecho a la protección del Estado frente a todo acto de violencia o agresión contra su integridad personal.
Otros 85 gobiernos los que  mantienen condenas de cárcel, flagelación, internamiento en psiquiátricos o campos de trabajo para los hombres o mujeres que mantengan relaciones con personas de su mismo sexo.
Resulta curioso que en algunos casos la homosexualidad femenina no está tipificada como delito, solamente la masculina. Tal es el caso de Guyana por mencionar solo uno en el caribe.
Principio 6: El derecho a la privacidad: Todas las personas, con independencia de su orientación sexual o identidad de género, tienen el derecho la privacidad, sin injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada. Incluyendo el derecho a optar por revelar o no la propia orientación sexual o identidad de género, así como también las decisiones relativas al propio cuerpo y a las relaciones sexuales o de otra índole consensuadas con otras personas.
En las naciones en donde se pena la homosexualidad atentan contra este derecho estableciendo estados policiales donde la gente diversa puede ser denunciada por terceros que no tienen injerencia en su vida personal. 
Principio 7: El derecho de toda persona a no ser detenida arbitrariamente: Es arbitrario el arresto o la detención por motivos de orientación sexual o identidad de género.
Resulta evidente que este derecho no se respeta en 93 países del orbe.
Principio 8: El derecho a un juicio justo: Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad y con las debidas garantías, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal competente, independiente e imparcial sin discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género.
Incluso en nuestro país el prejuicio resulta en casos donde la justicia se pone del lado del mundo heterocentrista aún cuando contamos con la ley antidiscriminación. 
Principio 9: El derecho de toda persona privada de su libertad a ser tratada humanamente: Toda persona privada de su libertad será tratada humanamente y con dignidad con independencia de su orientación sexual o identidad de género, conceptos que son fundamentales para la dignidad de toda persona.
En muchos países y en el nuestro en particular la población diversa privada de su libertad vive discriminación y homofobia en los centros carcelarios donde el simple hecho de ser homosexual es sinónimo de violable.
Principio 10: El derecho de toda persona a no ser sometida a torturas, ni a penas o tratos crueles, inhumanos y degradantes: Todas las personas tienen el derecho a no ser sometidas a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, incluso por razones relacionadas con la orientación sexual o la identidad de género.
Principio 11: El derecho a la protección contra todas las formas de explotación, venta y trata de personas: Toda persona tiene derecho a la protección contra la trata de personas, venta y cualquier forma de explotación, incluyendo la explotación sexual, basadas en una orientación sexual o identidad de género.
Es la población trans la que más sufre el daño en este caso pues son sometidas las personas  socialmente a dedicarse a la prostitución en respuesta a la enorme discriminación laboral que su identidad de género les crea. 
Principio 12: El derecho al trabajo: Toda persona tiene derecho al trabajo digno realizado en condiciones equitativas y a la protección contra el desempleo, sin discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género.
El enorme desempleo en el que se encuentra la sociedad diversa es un claro reflejo de que no solo en nuestro país sino en muchos otros este derecho no es respetado ni garantizado. 
Principio 13: El derecho a la seguridad y a otras medidas de protección social: Todas las personas tienen derecho a la seguridad social y a otras medidas de protección social, sin discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género.
Principio 14: El derecho a un nivel de vida adecuado: Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado, incluyendo una alimentación adecuada, agua potable, servicios sanitarios y vestimenta adecuadas, así como a la mejora continua de sus condiciones de vida, sin discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género.
En países del tercer mundo como el nuestro este derecho no se aplica a la población en general ya que no solo la diversidad sino muchos otros grupos vulnerables como los indígenas, migrantes, niños y niñas, jóvenes y gente en pobreza extrema no cuentan con dichos servicios. 

domingo, 20 de enero de 2013

Revisión de los Principios de Yogyakarta 1

-->

Es un honor participar en este evento CONGRESMUN 2013 ante todos ustedes. Mi participación se refiere a los países en los que la homosexualidad y cualquier práctica de diversidad sexual está penada por la ley. 70 países en el mundo consideran ilegal la actividad sexual homosexual, 8 más la condenan a pena de muerte. Pero ¿qué derechos se violan ante estas actitudes? No hay libertad política si no hay libertad sexual. La condena de las libertades sexuales es una falta grave a los derechos humanos de toda persona. Por ello quiero enfatizar que los derechos que se violan son todos los que se especifican en los PRINCIPIOS DE YOGYAKARTA que datan de 2006 y promueven la homofobia en todas sus formas y variantes. Por homofobia entendamos el odio o miedo desmedido a los homosexuales. Es importante definir el gran espectro del arcoíris de la diversidad sexual: lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transgéneros, transexuales, queers e intersexuales. Fenómenos que se manifiestan de formas muy diferentes y que han sido englobados en el vasto término de DIVERSIDAD SEXUAL o COMUNIDAD LGBTTTQI a los que se le han sumado siglas desde 1969 haciéndose cada vez más diverso. Las lesbianas son mujeres que se involucran eróticoafectivamente con mujeres, los gays son hombres que se enamoran de hombres, los bisexuales se relacionan sexualmente con ambos géneros. 

En la actualidad sabemos que hay dos factores que se involucran en la definición sexual, una es la orientación sexual, podemos ser heterosexuales, homosexuales o bisexuales. Otra es la orientación sexo genérica, podemos identificarnos con nuestro sexo biológico o con el sexo opuesto. Hombres que piensan como mujeres, mujeres que piensan como hombres. Aquí entramos al mundo trans, ir más allá del género biológico y se vive de tres maneras diferentes, el travesti se viste como el sexo opuesto, el transgénero vive como el sexo opuesto y el transexual modifica su cuerpo para pertenecer al sexo opuesto, a esto se le conoce como identidad sexo genérica, muy aparte de ello pueden ser homosexuales, bisexuales o heterosexuales. Por mujeres trans entenderemos a aquellos hombres biológicos que viven como mujeres y pueden vivir como mujeres heterosexuales, bisexuales o lesbianas, claro que aquí es el punto en donde la serpiente de la vida sexual se muerde la cola, pues un hombre biológico que es heterosexual pero vive como mujer se entienda como heterosexual (pues tiene sexo con mujeres) o como lesbiana (pues se entiende a sí mismo como mujer que se enamora de mujeres) el mismo caso se da cuando una mujer trans se entiende como heterosexual teniendo sexo con hombres, más en su postura biológica sería homosexual. El fenómeno es amplio y cuesta trabajo entenderlo de forma inmediata más refleja que la orientación sexual y la identidad sexogenérica es subjetiva y puede ser entendida de muchas maneras por la sociedad según el marco que se le aplique. 

No hay nada más humano que la sexualidad. No hay nada más claro que la gran diversidad que somos los humanos, todos miembros de una gran especie más todos únicos y diferentes. Como la huella digital o la química cerebral, no existen dos iguales, existen compatibilidades y diferencias. En el gran espectro afectivo de la humanidad no todo está dictaminado por reglas específicas y el amor está muy lejos de ser una ciencia exacta. Nos es una expresión de vida común y por ello debemos respetarlo y defenderlo en todas y cada una de sus variantes dentro de la cabalidad, la legalidad y el sentido común. 



Resumen de los principios de Yogyakarta:

Preámbulo: Se reconocen las violaciones de derechos humanos, marginación, estigmatización y prejuicios, basadas en la orientación sexual y la identidad de género; se establece un marco de trabajo legal y se definen los términos clave.

Todavía en México existen estados que no cumplen con este principio, como lo son los estados en los que no se ha hecho una ley estatal antidiscriminación y/o no se tiene tipificado el delito de discriminación como lo son: Nuevo León, Guerrero, Zacatecas, Baja California Norte, Chihuahua, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Quintana Roo y Zacatecas. 

Principio 1: El derecho al disfrute universal de los Derechos Humanos: Los seres humanos de todas las orientaciones sexuales e identidades de género tienen derecho al pleno disfrute de todos los derechos humanos.

Principio 2: Los derechos a la igualdad y a la no discriminación: Todas las personas tienen derecho al disfrute de todos los derechos humanos, sin discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género. La ley proscribirá toda discriminación y garantizará a todas las personas protección igual y efectiva contra cualquier discriminación.

Principio 3: El derecho al reconocimiento de la Personalidad jurídica: La orientación sexual o identidad de género que cada persona defina para sí, es esencial para su personalidad y constituye uno de los aspectos fundamentales de la autodeterminación, la dignidad y la libertad. Ninguna persona será obligada a someterse a procedimientos médicos, incluyendo esterilización, cirugía de reasignación de sexo y terapia hormonal como requisito para el reconocimiento legal de su identidad de género. Ninguna persona será sometida a presiones para ocultar, suprimir o negar su orientación sexual o identidad de género.

Todos tenemos derecho un nombre que nos represente dignamente, en el caso de aquellos que tienen orientaciones de género diferentes su nombre deberá ser coherente con su forma de vida, si un hombre biológico vive como mujer o una mujer biológica como hombre su nombre debe ser masculino y femenino en el caso anterior. Para ello se ha creado una ley en México donde se les permite obtener un acta de nacimiento con el género adecuado a su forma de vida, pero son muchísimos los estados de la república que todavía no implementan dicha normatividad. No se diga muchísimos los países que no cuentan con ella.

Principio 4: El derecho a la vida: A nadie se le impondrá la pena de muerte por actividades sexuales realizadas de mutuo acuerdo.

Los países que en la actualidad practican la pena de muerte por actividades sexuales no heterosexuales son: Afganistán, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Mauritania, Nigeria, Sudán y Yemen. 

viernes, 18 de enero de 2013

LAS KCHONDAS DE DEBORAH WALTERS



Las KCHONDAS, tarjetas con actitud son un acercamiento al erótico femenino desde el punto de vista de Déborah Walters, una mujer que interpreta y recrea su libido con estas ilustraciones de mujeres haciendo lo mismo. Cautelosas, privadas, cautas y calientes así son las KCHONDAS.
Reinalda, obviamente lleva su minifalda y se despoja de su chiqui vestido para enseñar curvas y voluptuosidades que quedan reveladas en el cuerpo común de las féminas. Sin duda las KCHONDAS son mujeres reales, no modelos, no estrellas de hollywood, son mujeres del entorno de la misma Déborah, amigas, parientas, comadres, expuestas en una tarjeta que despierta pensamientos picantes y pispiretos.
KCHONDAS son acercamientos a la vida erótica de la mujer abordada dentro del eterno femenino por una artista contemporánea y compuestas para despertar sinfonías de jadeos entrecortados y sudores secretos, escurrimientos y humedades que son tan inocentes que las puede ver el mismísimo santo padre. Son objetos comunes que no pretenden ir más allá del detalle simple que es una tarjeta que puede ser un regalo o un recordatorio, un deseo revelado o un desliz.
KCHONDAS están pensadas para seducir el pensamiento erótico de cualquiera, pero no es pornografía, no incita a la prostitución de nadie sino a la liberación sexual de cualquier ser humano. No tiene la violencia gráfica de la fotografía genital pero sí los genitales sublimados en los lápices de colores de Déborah tan puros como una ilustración de un libro para niños pero bordando en los más trepados y escarpados acantilados de la sexualidad humana.
No son solo tetas y culos expuestos de cualquier mujer son más que eso porque como bien dice su nombre tienen actitud, cada gesto, cada detalle del dibujo tiene su doblez y se magnifica ante el mundo sexual de cada quien.
Reinalda pierde la minifalda y nos revela sus curvas, Manuela es una durmiente plácida que al levantarle la cobija vemos que se está tocando salva sea la parte, esa placidez del sueño es un placer al descubierto. Vilma está agachada, sonriendo, sosteniendo su rostro con una carita angelical pero al abrirla vemos que está pensando en otra cosa en su total desnudez. Concha está desnuda desde un principio pero vista de perfil, el truco está en que no solo lleva botas vaqueras, también abre las piernas y enseña más que el nombre. Natasha reposa en su cama destendida y también le jalan las cobijas los usuarios y la vemos más que bien servida. Hanna es una tetona que te sostiene la página del libro que leas con las mismísimas tetas y se viste entre páginas algunas ya leídas y otras por leer. Lola tiene un vestido amplio, se lleva el dedo a la boca como dudando o saboreando, una crinolina más grande que la de una quinceañera pero en ella esconde secretamente un tierno amante que le practica un delicioso cunnilingus. Cherry es un enorme pastel que es más que su vestido o su casa salé enbetunada de pies y cabeza y es un muy sabroso regalo de cumpleaños.
KCHONDAS son un juego de doble sentido, una calle de dos vías por las que la imaginación va de ida y vuelta entre recovecos de fantasías cumplidas y por cumplirse.
Yo les recomiendo ampliamente que la próxima vez que necesiten un regalo de cumpleaños o de aniversario recurran a las tarjetas KCHONDAS, tarjetas con actitud.
Contacto: laskchondas@gmail.com

miércoles, 16 de enero de 2013

POR UN AÑO SIN DISCRIMINACION

-->

Desde el sexenio de Vicente Fox se instituyó la ley para la prevención y la erradicación de la discriminación en México con el fin de garantizar todos los derechos iguales para todos los mexicanos como lo marca nuestra constitución política. Sin embargo son muchos los grupos que continúan siendo vulnerables y discriminados por varios sectores de la sociedad causando un daño permanente a las garantías individuales y a la calidad de vida de la nación. Por ello existe el Consejo Nacional para  Prevenir la Discriminación, el CONAPRED, órgano federal que vela por el cumplimiento de la ley y la igualdad.
Los grupos más discriminados son: los migrantes, los indígenas, los discapacitados, los homosexuales y bisexuales, los afrodescendientes, las etnias, los adultos mayores, las personas que cambian de sexo (transgénero y transexuales), las mujeres, los jóvenes, las trabajadoras del hogar, las personas con creencias religiosas no mayoritarias, las personas que viven con VIH/SIDA y los niños y niñas.
Desgraciadamente los prejuicios sociales que nos son tan inherentes en México nos llevan a conductas discriminatorias, nos es muy dificil pensar en una sociedad de iguales en la que nuestras mismas diferencias nos garanticen igualdad en derechos y servicios, por ello es importante recalcar que en nuestro país contamos con leyes que nos garantizan igualdad, pero para ello es necesario conocerlas. Son casi 10 años de lucha por la igualdad y estamos muy lejos de conseguirla. Nos segregamos, nos asociamos como iguales pero no le damos esa igualdad a los grupos que consideramos diferentes por cuestiones raciales, económicas, sexuales, de salud o sociales.
Los miedos sociales son todavía muchos, pero cada día que pasa nos acercamos a una sociedad más igualitaria si todos ponemos un poco de nuestra parte y vamos cambiando actitudes como pueden ser no discriminar por factores económicos, ricos y pobres no son la generalidad, son solo extremos de la escala económica, este infinito de grises que se marca por el dinero nos hace iguales aún cuando los tintes sean diferentes. De igual manera sucede en el sector sexual, homosexuales y heterosexuales son el blanco y el negro de la sexualidad, pero entre ellos se pintan miles de variantes, permitamos que el prójimo viva su sexualidad tan libremente como la vivimos nosotros y garantizaremos una libertad fundamental que es la sexual. No hay libertad política si no hay libertad sexual. Las familias diversas (familias que no son con un papa y una mamá sino que pueden ser dos papás y dos mamás) son tan antiguas como la sociedad misma. Ahora gozan de derechos civiles y políticos, pero siempre se han gestado y han dado como resultado ciudadanos que cumplen con todas las de la ley. No dejemos que los prejuicios lleguen a los niños por el hecho de tener oportunidades sociales diferentes, brindemos igualdad y tratemos a todos los niños y niñas por igual pues si ellos viven igualdad van a ser capaces de ser adultos igualitarios y bondadosos. No marquemos a nuestros hijos con lo peor de nosotros sino con lo mejor, no creemos niños xenófobos sino una infancia de justicia social. No les enseñemos a ser autoritarios y prejuiciosos con las trabajadoras del hogar, enseñémosles mejor a reconocer el esfuerzo y el trabajo de las mismas, a brindarles mejores sueldos y oportunidades, a ponderar su educación y superación personal para que en la escala social suban de nivel y no las mantengamos siempre como trabajadoras domésticas. Brindémosles todas las garantías de ley de cualquier trabajador y respetemos sus vacaciones y aguinaldos, sus días de descanso, y cualquier otra mejora que podamos hacer a su condición social y económica.
Mostremos respeto y bondad hacia los adultos mayores y crearemos una sociedad mejor, cuidemos a nuestros enfermos, respetemos los derechos de la infancia y de los jóvenes, regalemos libertad en lugar de normas sociales estríctas en las que el crecimiento del ser humano se ve demeritado.
Promulguemos el "donde me ves te verás" nadie tenemos la salud comprada y mucho menos la vida, los enfermos, los discapacitados, son personas que han tenido la desgracia de nacer así o de haber sido expuestos a riesgos en los que su salud se ve comprometida, tal es el caso del VIH/SIDA ante el cual todos somos vulnerables. Hoy en día sabemos mucho más de esta pandemia, hemos vivido más de 30 años con ella, pero aún así es importante conocer que ante la condición VIH tenemos que respetar la condición de la persona antes que su enfermedad. Por ello es mucho lo que se tiene que trabajar con este estigma para lograr darles una calidad de vida igualitaria a las personas que viven con VIH. Ya pasamos la etapa del terror en la que se le temía a los enfermos creyendo que con el simple contacto social se podía contraer la enfermedad. Ahora sabemos como protegernos y podemos ser incluyentes con las personas que sufren la pandemia. No pasa nada por vivir en la misma casa o trabajar en el mismo lugar y nadie es culpable de ser víctima de un virus que se ha propagado mundialmente. Ahora, con el debido tratamiento, su calidad y cantidad de vida se ve incrementada enormemente y cuentan con garantías sociales importantes. No discriminemos a los enfermos, por el contrario, ayudemos a que su vida sea lo más común y gustosa posible.
Libremos la batalla contra los prejuicios y dejemos de llamar a la gente por como se ve o cuanto vale, llamemos a la gente por su nombre, hablémonos de tú, enseñemos a los niños a no cometer abusos en la escuela por diferencias físicas, sociales, económicas, sexuales, religiosas o políticas. No hagamos de las escuelas guetos discriminatorios sino auténticos centros de educación y saber de donde salgan mejores ciudadanos y no seres llenos de prejuicios. Pugnemos por la educación de calidad para generar mejores personas, mejores seres humanos, empecemos por los más jóvenes para que en algunos años tengamos una sociedad más democrática e igualitaria.
Les deseo un comienzo de año de menor discriminación y mayor igualdad.

YAKILIBRE, EXIGIMOS LIBERTAD INMEDIATA, AMIGOS Y FAMILIARES