miércoles, 8 de junio de 2011

Historia de las Lesbianas 11: la diversidad sexual


Estimadas alumnas de la ESCUELA PARA SEÑORITAS, hemos dejado la historia de las lesbianas hasta la actualidad y quisiera yo empezar la siguiente clase definiendo lo que es la diversidad sexual. LGBTTTI es la nueva etiqueta que se nos impone para señalarnos como homosexuales o como practicantes de una sexualidad no heterosexual, sea la que sea. Venimos arrastrando las teorías de sexólogos y psiquiatras que vivieron en el siglo XIX y XX y la verdad es que ya en el siglo XXI hemos rebasado sexualmente cualquier teoría que hayan formulado. La sexualidad se vive libremente y es un tema del cual todos hablamos.
Nuestras necesidades genitales, por primera vez en la historia,  son reconocidas y aceptadas. El individuo puede tener una relación erótica consigo mismo y la masturbación se recomienda en ambos sexos. Por primera vez la sexualidad como fuente innegable de placer se establece de manera que no es castigada pues no es un medio reproductivo.
Hombres y mujeres podemos masturbarnos todo lo que queramos -o necesitemos- y se considera una relación intima consigo mismo. Las mujeres -que somos mucho mas complejas genitalmente que los hombres- pueden presentar dificultades para  proveerse de placer a si mismas pues desde niñas se nos ha indicado que es malo y  pueden no alcanzar el orgasmo tan facilmente.
El sexo como tal es una práctica mecánica, lo que lo hace fantástico o fuera de serie es la carga afectiva con la que lo bañamos. Nuestra vida afectiva es la que nos define sexualmente, no la sexual. El que se enamora de gente de su propio sexo es homosexual y el que se enamora de gente del sexo opuesto es heterosexual, el bisexual puede presentar relaciones afectivas con ambos sexos e incluso hacer el amor indistintamente con hombres o mujeres.
Pero ya tenemos un espectro sexual mucho más complejo que el que presentábamos durante el siglo de Freud. Ahora la industria del sexo nos vende sus posibilidades a manos llenas. Vivimos en una sociedad en la que la potencia sexual es un motivo de presunción. Ya vimos que no necesariamente tenemos que estar penetradas por un pene para poder tener placer. Nosotras somos las responsables de nuestro desempeño erótico, cada quien es responsable de su propia satisfacción, esto no quita que el estimulo erótico es mental y afectivo.
Somos seres mágicos hechos de estrellas, nuestro placer hace sonreír al universo. Y recuerden queridas alumnas que el que no se mueve, no se viene.
El orgasmo en la mujer y el hombre es el mismo. No por ser lesbianas tenemos otro desempeño de nuestros genitales, mujeres heteros y homos funcionan de la misma manera, por favor muchachas, no piensen pendejadas. Mujer es mujer, hombre es hombre. No hay vuelta de hoja así se pongan tacones y digan que se llaman Geraldine, hombre naces y hombre te morirás. Lo mismo para la mujer, el cambio de sexo no es más que un disfraz para vivir una supuesta heterosexualidad bizarra entre gente trans y bisexuales que no se identifican a sí mismos como homosexuales. Válidas todas las manifestaciones sexuales dejemos las etiquetas y formemos una comunidad viva e inteligente que nos sirva para tener un mejor desempeño erótico afectivo en nuestras vidas.

2 comentarios:

  1. Pero me gustaría saber a qué se refieren todas las siglas de dicha etiqueta: LGBTTTI????

    ResponderEliminar
  2. L- Lesbianas
    G- Gays
    B- Bisexuales
    T- Travestis
    T- Transgenero
    T- Transexuales
    I- Intersexuales

    ResponderEliminar

YAKILIBRE, EXIGIMOS LIBERTAD INMEDIATA, AMIGOS Y FAMILIARES