sábado, 25 de junio de 2011

Una Novela de amores bizarros


LA BALADA DEL CAFÉ TRISTE es la historia de un triangulo amoroso entre una machorra, un delincuente y un jorobado. Una geometría amorosa imposible que va más allá de géneros y sexualidades.
En un pueblo perdido del sur de los estados unidos vivió Amelia, una mujer de extraña y poderosa musculatura, con grandes ojos grises bizcos y una total ausencia de feminidad. Sola, tras la muerte de su padrem se dedica a ser la doctora del pueblo y, a la vez, venderles el mejor whiskey de la comarca. Fácil de pleito no reparaba en litigar con cualquiera para ganar dinero. Su manera de relacionarse con la comunidad era completamente monetaria.
Marvin era el chico malo del pueblo, pero un día se enamora de Amelia y se transforma para casarse con ella. Amelia lo aceptó, pero la noche de bodas lo surtió a puñetazos y lo mandó a dormir a un cobertizo pasando a ser el hazme reír de todo el pueblo. Su matrimonio con Amelia duró diez días.
El Primo Lymon llegó un día al pueblo argumentando un cierto parentesco con Amelia, cuando todo el pueblo esperaba ver irse al jorobado por donde llegó Amelia lo acogió y le celebraba todo tipo de gracias y monerías. Amelia se enamoró del Jorobado, la única persona con la que hablaba, la única persona que quería. Sólo había un tema que no se podía tocar, Marvin, ahora convertido en un delincuente, un bandolero y encarcelado en Atlanta.
Al primo Lymon le gustaba que le prestaran atención y no pocas veces amarraba navajas para disfrutar de una buena pelea. No era lo que se podría decir una buena persona, pero sí un buen personaje.
Poco a poco la venta de whiskey se amplió a la casa y surgió el café. La casa de Amelia se convirtió en punto de encuentro y todo el pueblo podía prestarle atención al primo Lymon. Pronto corrió la noticia de que Marvin estaba libre y regresaría al pueblo. Marvin, como todos los secretos, fascinaba a Lymon  Un día apareció en una de las mesas del rincón y Lymon cayó a sus pies rendido, Marvin tenía todo lo que Lymon quisiera ser en un hombre. Todos sus complejos se ponen al servicio de la galanura de Marvin. El colmo había llegado: Amelia tenía que soportar a Marvin si quería ver a Lymon contento y Amelia, que amaba a Lymon como se ama la ausencia del silencio en una vida entera de soledad, soportaba a Marvin mientras humillaba y golpeaba al primo Lymon lo que parecía causarle mucha gracia.
Todo llegó a su límite, y Amelia desafía a Marvin a una pelea a golpes. El entusiasmo del pueblo por apostar a tal o a cual contendiente no se hizo esperar. El primo Lymon, pegado a Marvin le dedicaba toda su atención a los preparativos de la contienda por sus favores, eso era lo que estaba en juego, el primo Lymon. Amelia entrenaba sola y con todas sus fuerzas por el amado primo, Marvin entrenaba para propinarle una golpiza a su amada Amelia aun cuando se llevara el premio mayor, Lymon, aunque no lo quería para él sí lo acaparaba para que Amelia no lo tuviera.
El triángulo amoroso continúa y no quiero arruinarles la historia mis queridas alumnas de ESCUELA DE SEÑORITAS. Mejor léanla. La balada del café triste, de Carson McCullers

jueves, 23 de junio de 2011

Las Lesbianas en el Cine y la Literatura 3

Adoradas alumnas de la ESCUELA PARA SEÑORITAS, espero que estén disfrutando de estas clases de cultura lésbica general. Como nos han retratado los autores en diferentes épocas. Hoy toca presentarles EL ANSIA, (The Hunger) de Whitley Strieber. Se trata de un autor originario de San Antonio Texas que en 1980 presenta esta novela de vampiros. Para 1983 se estaba estrenando la película dirigida por TONY SCOTT y con CATHERINE DENEUVE, DAVID BOWIE Y SUSAN SARANDON.
Miriam Blaylock (Deneuve) es una vampira ancestral que puede escoger parejas de cualquier sexo para vivir eternamente junto a ellas. John Blaylock (Bowie) ha sido el último de los elegidos y viven juntos en Nueva York, en una casa bellísima llena de todas las antigüedades que han acumulado en su larguísima existencia.  Myriam toca el piano y John el cello y le dan clases de piano a Alice, una jovencita que estudia violín con ellos. Alice y Myriam tienen una amistad entrañable, no así con John.
Los señores Blaylock salen de cacería a un antro industrial de la ciudad.  Ambos llevan un ankh (la cruz de la vida egipcia) en el cuello. Escogen a una pareja y se los llevan a su mansión ahí hay una escena erótica de las dos parejas en un baño. El ataque llega, ambos toman su cruz egipcia y desenfundan una navaja con la que les cortan la yugular a las visitas. Se meten a bañar juntos y vemos la sangre deslavarse de sus cuerpos yéndose por la coladera. Para siempre es la promesa que hace Miriam a John, para siempre.
Una mañana John se da cuenta que su aspecto se está deteriorando, está perdiendo su juventud y sabe que su vida inmortal no es tal, que está envejeciendo por minutos. En la televisión se presenta la Dra. Sarah Roberts que estudia el reloj biológico del cuerpo y tiene teorías para manipularlo, todo está en el libro que presenta en el programa. John y Miriam se interesan en el tema. Y cada uno por su lado busca tener contacto con la Doctora.  Roberts por su parte vive con Tom, otro médico con el que trabaja en sus estudios y su pareja sentimental.
John ha pasado de verse como un hombre de 35 años a verse como de 60 para el momento en que contacta a la doctora en su laboratorio. La doctora no le cree y lo deja esperando horas en las que John padece el ansia de alimentarse de sangre humana con la idea de restituirse con ello. Deja el consultorio pero antes se topa de nuevo con la doctora y le reclama que lo haya hecho esperar horas y horas, ahora es un anciano octogenario. De camino a su casa se encuentra con un joven bailando en patines. Lo ataca pero no tiene la fuerza para dominarlo y se escapa. Llega a su casa donde Miriam no está pues ha salido a comprar el libro  la doctora Roberts y asiste a la firma de libros. Por primera vez se miran Myriam y Sarah. La atracción entre ellas llena la pantalla.

Llega Alice a la casa donde John anciano le abre la puerta haciéndose pasar por un amigo, Le pide que toque algo en el violín y mientras ella obedece le corta la garganta para saciar sus ansias. Sin embargo la sangre no lo restituye, por el contrario, ha seguido envejeciendo y ya no puede disponer del cuerpo de la muchacha para cuando llega Miriam y lo ve con sus cientos de años a cuestas y cada vez más incapaz de moverse. Miriam lo acuna entre sus brazos llamándolo mi amor, mientras él le pregunta qué pasó con su juventud eterna. John le pide un beso y se recrea una de las escenas de amor más bizarras del cine. Un anciano decrépito besando a una de las mujeres más bellas del mundo es un paisaje boscoso e inquietante. Una belleza morbosa se trasluce en ese beso.  John ya en estado vegetativo yace en los brazos de Miriam mientras lo carga al ático de la casa. Ahí yacen todos los antiguos amantes. Lo deposita en un cajón y lo olvida en un rincón. Alice está muerta, su única amiga en la vida. John perdido por el peso de cientos de años. El timbre suena, se trata de la doctora Roberts que busca a John para ver su caso y disculparse por haberlo dejado esperando en su pasada visita. Sarah se sorprende de ver a Miriam abriendo la puerta. Las dos mujeres están solas en la casa. Miriam toca en el piano una tonada de Delibes. Toman un licor en copas antiguas. La tensión entre las dos mujeres se siente en el aire hasta que Sarah le pregunta sobre la canción que está tocando y si la estaba tratando de seducir a lo que Miriam responde que no se había dado cuenta si la estaba seduciendo. Se trata de una canción de Lakmé, la princesa hindú y su sirvienta Malika caminan junto al rio y cantan juntas. Sarah opina que suena como una canción de amor, a lo que Miriam contesta que no sabría decirle pues es una canción que se interpreta entre dos mujeres. La doctora derrama el licor en su blusa accidentalmente lo que da a pie a que se la quite. Miriam se acerca a besarla y la música estalla en un bellísimo dueto. Sarah y Miriam se van a la cama donde están haciéndose el amor cuando Miriam derrama un poco de su sangre y se la da a tomar a Sarah. Las sangres se mezclan, Sarah no solo ahora es lesbiana o bisexual por lo menos, sino vampira. El sexo con la conversión dejan una de las escenas lésbicas más bellas del cine. Sarah regresa a su vida con Tom pero nota que algo no está bien, no puede comer y muere de hambre, no puede dormir, ve a Miriam en todos lados. Tom consigue que Sarah se deje tomar una muestra de sangre y cuando la ven se dan cuenta de que se trata de una sangre que no es humana, como si dos sangres pelearan por prevalecer en su sistema y la sangre alienígena está ganando la batalla. Sarah recuerda haber bebido la sangre de Miriam. Palidece, todas sus salidas llevan a Miriam. Llega totalmente descompuesta a la casa y Miriam la recibe y la cuida mientras la mujer le recrimina tener una sangre extraña en su sistema después de haber estado con ella en la cama. Miriam le dice que efectivamente tiene otra sangre, la de ella, que esta pasando por un cambio, que se necesita alimentar de sangre humana para poder estar repuesta. Miriam sale a la calle a buscar un prostituto para que Sarah se alimente. Sarah tiembla hecha un ovillo en la cama, las calcetas en los tobillos, un breve calzón de algodón blanco y una camiseta. Mientras tanto las horas han pasado y Sarah no se ha reportado con Tom. Desesperado llega a las puertas de la casa Blaylock. Toca, la cámara de circuito cerrado lo toma mientras dice buscar a Sarah, Miriam le dice que está enferma en la recámara. Tom insiste en verla y pasa al dormitorio. Sarah al ver a Tom lo toma entre sus brazos y lo besa apasionadamente, con un beso le ruega que le haga el amor en ese momento, Tom trata de separarse argumentando que tiene fiebre, que está enferma, pero la insistencia de los avances de Sarah va rompiendo su resistencia. Sarah ya es vampira y lo mira con un hambre voraz en los ojos. De su cuello cuelga el pendiente de cruz egipcia que era de John. Desenfunda la cuchilla y corta el cuello de Tom. Sarah ha cobrado su primera víctima. Tras el sangriento banquete sale ensangrentada pero completamente repuesta. Miriam al piano la ve entrar y le dice: no fue tan difícil como pensabas. Sarah le sonríe con el pendiente colgándole al pecho y la camiseta chorreada de sangre invitándola a acercarse. Miriam la besa, un beso largo, ansioso, Sarah toma la cruz del pecho de Miriam de un tirón, la cuchilla brilla puntiaguda y afilada. Sarah se la clava en el cuello sin dejar de besarla y la sangre le inunda la boca a Miriam. Horrorizada comienza a gritarle por su nombre. Sarah se va desvaneciendo entre sus brazos. De nuevo Miriam toma el cuerpo inerte de su amante y lo carga hasta el ático. En el centro del techo hay una ventana rota, las palomas han invadido el espacio y vuelan espantadas ante la presencia de Miriam. El cajón para Sarah está listo y Miriam la acaricia mientras repite su nombre llorando. De la oscuridad oye que dicen su nombre, es John que le extiende los brazos descarnados. Lolia otra de sus antiguas amantes se le acerca cadavérica a besarla. Miriam trata de huir de todos ellos y en su intento de escapar cae por el barandal al vacío. Al caer se transforma poco a poco en una momia que no para de gritar.
La música de Schubert que tocaba Miriam se escucha, en un espacio lleno de cortinas de gasa y cómodos cojines.  Sarah rejuvenecida y con una mascada al cuello mira por la ventana, una joven se acerca y la besa en la boca. En una bodega hay un cajón solitario de cuyo interior brota un grito sordo que repite “Sarah”.



miércoles, 22 de junio de 2011

Una novela de vampiras lesbianas


Estimadas alumnas de la ESCUELA PARA SEÑORITAS, espero que hayan tenido tiempo de leer algo o de ver las películas que hemos mencionado en las entregas anteriores. Hoy les tengo una novela gótica de 1871, Sheridan Le Fanu, escritor irlandés, saca CARMILLA, una historia donde su personaje protagónico lleva ese nombre.
Laura, una joven de 19 años vive con su papa en las lejanas montañas de Austria cuando un carruaje se accidenta a la entrada de su castillo, en él viajaban una joven y su madre, ésta ultima dice tener que viajar por razones de vida o muerte pero su hija no goza de buena salud y sería mejor que descansara de los rudos caminos. El papá de Laura le ofrece su hospitalidad y la mujer le dice que volverá en tres meses por su hija Carmilla. La aventura comienza.
La manera en que Carmilla se dirige a Laura es la de un enamorado, le dice que la ama todo el tiempo, que ella es su vida y que en ella encontraran la muerte juntas, Laura se siente atraída y repelida por las abruptas demostraciones de cariño de su huésped, pero no puede rechazarla, la deja que la bese, que la abrace, que le sostenga la mano fuertemente con una pasión desmedida.
Carmilla duerme de dia y se pasea por las noches sin ser vista en un principio, pero poco a poco queda claro que da paseos nocturnos de los que ella dice no recordar nada. El padre de Laura que es un hombre de tendencias racionales se explica el fenómeno con el hecho de que Carmilla es sonámbula. Los días siguen transcurriendo y una extraña fiebre comienza a atacar a algunas muchachas de la región y las muertes no se hacen esperar. El médico está perplejo, no encuentra la razón médica por la cual se dan las defunciones, solo marcan un cuadro común en el que extraños sueños con una mujer les vienen a la mente, en el sueño la presencia femenina es gratificante y tranquilizadora hasta el punto en que sienten dos alfileres en el pecho que se les clavan. Estos son tan finos que la marca es casi invisible.
Carmilla sigue su vida en el castillo tranquilamente y no muestra señales de congoja ni solidaridad con las recientes muertes. Por el contrario, los funerales la exacerban, se pone furiosa ante los cortejos fúnebres y sus cantos. Laura se extraña de esta reacción pero no puede albergar malos pensamientos sobre su mejor amiga mucho menos sospechar que ella es la peste que ha asolado los alrededores del castillo.
Laura comienza a presentar los síntomas de la peste, los sueños extraños, la presencia de la mujer, los alfileres… No quiere alarmar a su padre y no dice nada de sus síntomas. ¿También perderá la vida a manos de Carmilla?
Esta novela tiene por primera vez presente el amor erótico y romántico entre mujeres, vale la pena leerla para ver como se veía nuestra forma de vida a finales del siglo XIX.
Link de la novela

viernes, 17 de junio de 2011

Las Lesbianas en el Cine y la Literatura 2

ORLANDO Y SASHA



Estimadísimas alumnas de la ESCUELA DE SEÑORITAS, hoy tengo el gusto de presentarles una de mis novelas favoritas, data de principios del siglo pasado, se trata de ORLANDO, de VIRGINIA WOOLF, sin duda es una de las escritoras más notables del siglo pasado y una pionera de la lucha por los derechos de la mujer y la igualdad de género, así como para el concepto de cambio de sexo.
Orlando es una novela que la Woolf le escribe a manera de carta de amor a su amante Vita, la biografía se asemeja mucho a la vida de la última. Vita y Virginia fueron amantes por muchos años y pertenecían al grupo de Bloomsbury, ambas estaban casadas, pero sus maridos toleraban sus amoríos sin mayor problema ya que ellos a su vez tenían los suyos. 

VITA

Orlando fue llevado a la pantalla grande por SALLY POTTER, no sólo dirigió a TILDA SWINTON en el papel de ORLANDO, sino que compuso la música para el soundtrack de la película. COMING, es el tema principal y lo canta JIMMY SOMERVILE (BRONSKI BEAT, COMMUNARDS) se las recomiendo ampliamente aparte de que la letra es todo un himno gay.
ORLANDO es un joven noble en la corte de ISABEL I, la reina virgen, goza de sus favores y es uno de los favoritos, tiene su castillo y su fortuna, pero a ORLANDO le interesa la poesía y pasa sus días escribiendo. Un día en la corte conoce a SASHA, una princesa rusa, se enamora de ella y se lo dice, SASHA corresponde a sus amores pero un día desaparece y ORLANDO,  con el corazón hecho pedazos se duerme y despierta en otro episodio de la historia inglesa, cae de la gracia de la reina y se va a la guerra en África como embajador de Inglaterra en Turquía lo que equivale a un exilio político. Cuando regresa se duerme de nuevo pero cuando despierta una semana después es mujer. ORLANDO se convierte en LADY  ORLANDO y comienza por vivir la realidad política de la época para la mujer que carecía de derechos empezando porque siendo una mujer sin esposo su castillo ya no es suyo. El cambio de sexo no lo cambia de persona, sigue siendo ORLANDO con pene o con vagina, esta propuesta sumamente revolucionaria hasta hoy en día, es sin duda toda una disertación sobre la identidad de género y el planteamiento de que el ser humano ES más allá de los genitales que tenga o deje de tener o se cambie por otros. Una propuesta fuera de serie para aquellos que tienen personalidad travesti, transexual o transgénero.
Hacia el final de la novela ORLANDO se enamora de un hombre y se casa con él para terminar la biografía en una plenitud de vida que incluye la maternidad.
De tarea les dejo mirar la película, aquí les dejo el trailer.

miércoles, 15 de junio de 2011

Lesbianas en el cine y la literatura 1



Mis muy queridas alumnas de la ESCUELA PARA SEÑORITAS, después de un merecido descanso retomamos la clase para introducirlas un poco a la historia de la cultura lésbica contemporánea. Comenzamos con la novela de Tom Robbins También ellas se entristecen cuyo título original es EVEN COWGIRLS GET THE BLUES (TAMBIEN ELLAS SE ENTRISTECEN) . Novela norteamericana de 1976 que fue la base para la película del mismo nombre de GUS VAN SANT JR. (1993) El soundtrack de la película fue compuesto por Ben Mink y K.D. LANG (KATRHYN DAWN LANG) e interpretado por esta última. Ampliamente recomendable demuestra la calidad musical de la lesbiana canadiense en la composición e interpretación de música para cine.
La historia se basa en su heroína bisexual SISSY HANKSHAW, UMA THURMAN, una chica que nace con pulgares descomunales que tienen poderes sobrenaturales que la llevan a estarse moviendo todo el tiempo por medio de aventones de un lado al otro de la unión americana hasta convertirse en toda una leyenda en las carreteras de USA. También es modelo y trabaja como imagen exclusiva de la CONDESA, un homosexual obvio que tiene toda una industria de productos de limpieza vaginales que perfuman los olores propios de las féminas.
SISSY tiene una fascinación por los indios americanos y la Condesa que presenta a Julian Gitche, KEANU REEVES, un pintor cien por ciento mohawk. Por desgracia en la primera cita le da un ataque de asma y SISSY queda a merced de sus amigos que por la noche la asaltan para convidarla de un trío. SISSY,  hasta el momento virgen,  se resiste al principio pero las caricias del hombre y la mujer al quitarle la ropa vencen su resistencia dando pie a que  posteriormente se case con el pintor.
La Condesa tiene un rancho, THE RUBBER ROSE RANCH, un spa en el que brinda servicios de belleza y obviamente incluye todos sus productos para evitar la peste natural de las mujeres. La Condesa es el prototipo de homosexual que gracias a su terrible rechazo a las mujeres acompañado de su natural misoginia ha hecho un imperio de productos para eliminar el olor natural de las féminas. Este lugar está situado en la ruta migratoria de las grullas blancas, unas aves que solo se aparean en dicho territorio para después seguir su camino hacia el sur buscando el calor. La Condesa quiere filmar a SISSY  con las grullas blancas haciendo su danza de apareamiento por lo que lleva todo un equipo de filmación para desarrollar un comercial de sus productos. En el rancho vive BONANZA JELLY BEAN, una lesbiana vaquera que es leyenda en el mundo de los aventones y que está enamorada de SISSY. Las vaqueras reciben la visita con los brazos abiertos y comienza una relación entre BONANZA y SISSY enmarcada por la danza de las grullas blancas. Las vaqueras toman el rancho y cuidan de las grullas que curiosamente han roto su ciclo migratorio y no se han ido del rancho gracias a que DOLORES, una vaquera iluminada, les ha estado dando peyote en la comida. Los ojos del mundo se vuelcan en el rancho y las vaqueras lo toman por la fuerza. Cambian todo el discurso de higiene vaginal por una celebración de jugos y lubricaciones femeninas. Ante esto la Condesa responde con la fuerza pública especialmente enojada con BONANZA JELLY BEAN. SISSY tiene un enfrentamiento con ella y al llegar a los golpes sus poderosos pulgares dejan hemipléjica a la Condesa. Sorprendida ante su propia fuerza SISSY decide someterse a una operación para reducir su enorme pulgar a tamaño normal.
La novela es de un costumbrismo sorprendente y maneja un realismo mágico norteamericano en el que sus personajes tienen poderes fuera de lo común. Ampliamente recomendables son el libro y la película. Ideal para terminar esta clase y sin contarles los finales para no arruinarles la experiencia les dejo de tarea mirar el tráiler de la película.


viernes, 10 de junio de 2011

Las relaciones románticas entre lesbianas


Muy queridas alumnas de la ESCUELA PARA SEÑORITAS en esta clase vamos a tocar un poco de ética, quiero que revisemos las relaciones entre lesbianas. Ante todo es importante que no copiemos el patrón de la sociedad heterosexual pues no es un modelo en el que quepamos aun cuando ya podamos casarnos por las leyes civiles mexicanas. Ante todo creo que lo importante es que comprendamos que las relaciones en esta vida no son para siempre, las historias comienzan y terminan y en la vida tenemos muchas parejas románticas, no solo una. Existen excepciones y sí, efectivamente existen parejas de lesbianas que están juntas hasta el final de sus vidas, pero éstas son las menos. La otra posibilidad son las relaciones abiertas, donde cada una de las que conforman la pareja está de acuerdo en que tengan amantes fuera de la misma.
No somos santas, somos lesbianas. No contamos con una iglesia que nos diga que Dios está santificando nuestras relaciones sexuales ni que lo que Dios ha unido no lo separen los hombres, aun cuando seamos católicas o cristianas o judías tenemos que tener en cuenta que la Iglesia no va a santificar nuestras uniones en muchos años más. Creo que eventualmente lo harán, pero para ello nos falta mucho por hacer en nuestra lucha por la igualdad de derechos. Y aun cuando eso suceda tampoco es garantía de que nuestra pareja dure para siempre. Las promesas se las lleva el viento y podemos cambiar de intereses románticos en un segundo. Primero tenemos que ser congruentes con nuestros sentimientos y buscar el amor en donde se nos presente, dure un segundo o una vida, siempre seremos honestas con nuestro corazón y hablar abiertamente con la pareja, si es que la tenemos, antes de repetir el patrón de la doble moral y el engaño.
En la vida no solo nos va a gustar una mujer, tampoco nos van a gustar todas las mujeres pues las lesbianas somos por naturaleza selectivas, digamos que nos van a gustar muchas y no se nos va a dar una relación en todos los casos. Los síntomas de Cupido son: nerviosismo y mariposas en el estómago cada que vemos a la mujer amada. Nuestros genitales se excitan y lubricamos. Estos son inconfundibles y comunes a toda la especie femenina humana, no por ser lesbianas dejamos de ser mujeres, tenemos los mismos síntomas de Cupido por las mujeres que las que tienen las heterosexuales por los hombres. Funcionamos igual. El sexo entre mujeres puede tener sus variantes pero la finalidad es alcanzar el orgasmo y éste también es común a todas las féminas, tengan sexo con hombres o con mujeres, o con los dos. No dejemos de tener en cuenta que muchas son bisexuales y viven entre la sociedad homosexual y la heterosexual. Las bisexuales viven una problemática doblemente difícil pues la presión social siempre catalogará al lesbianismo como una fase que pasará al olvido y la posibilidad de tener una familia biológica es el principal argumento por el que la sociedad se inclina hacia la heterosexualidad. La familia homoparental es tan buena como la biológica, pero apenas son contadas las parejas que lo han hecho sea por medio de la adopción o la inseminación o el embarazo por las técnicas tradicionales. Muchas son las lesbianas y bisexuales que han tenido hijos y que han formado familias con sus parejas homosexuales.
La búsqueda amorosa es el camino a la felicidad y la plenitud, nuestro descubrimiento de la sexualidad y el vivirla con todas sus ventajas y desventajas nos llevará a la armonía. Vivan el amor de un día en un día, como se vive la vida en este planeta y no permitan que la violencia y los celos les enturbien la mente y las hagan caer en el infierno de la locura por el amor. También hay que saberse retirar a tiempo de una relación que ha sido corrompida por el demonio de los celos  y la violencia. 

jueves, 9 de junio de 2011

La discriminación dentro de la comunidad LGBTTTI


Queridas alumnas de la ESCUELA DE SEÑORITAS qué grato es saludarlas y recibirlas en esta clase de Civismo LGBTTTI. Las lesbianas somos la minoría en las filas de la comunidad, a excepción de los intersexuales, pero no por ser las menos somos inferiores ni debemos sentirnos así. Al ser parte de una comunidad como la nuestra es importante que reflexionemos en la homofobia y sus derivados. Nosotros hemos vivido en carne propia el desprecio por parte no solo de heterosexuales sino de homosexuales también, no somos unas santas, también hemos sido terriblemente homófobas con el resto de nuestra comunidad. Los gays desprecian a las lesbianas y nosotras los despreciamos a ellos. Los trans desprecian a los jotos y con las lesbianas se identifican mejor al tener una mentalidad femenina. Pero los jotos a su vez desprecian a las trans al grado que en muchos lugares que ostentan la bandera gay no dejan entrar vestidas. Los bisexuales, en su mayoría, desprecian a toda la comunidad de homosexuales asumidos y no se unen a nuestras filas a menos que estén ligando pues viven todavía en la acera de enfrente en su heterosexualidad.
Dentro del fenómeno trans también se menosprecian, los transgéneros opinan que los travestis son poco valientes por no modificar sus cuerpos poniéndose senos y tomando hormonas y los transexuales a su vez miran hacia abajo a los dos anteriores pues ellos se sienten mujeres biológicas y no homosexuales. Primero que nada debemos limar tanta homofobia de nuestras filas y luchar contra ella en el mundo de los heterosexuales. Los bugas se dividen en dos, los homófobos y los que tienen una mente más abierta y han seguido un camino incluyente.
Ante todo debemos quitarnos las etiquetas y salir de los sub-guetos en los que nos hemos conformado. Es cómodo y sano de vez en cuando tener una reunión o fiesta de puras lesbianas, pero  también es importante convivir con el resto en un ambiente de libertad y libre de rechazo. Yo sé que lo que les pido, queridas alumnas de la ESCUELA DE SEÑORITAS es difícil, ubicar en uno mismo la viga en el ojo no resulta fácil ni mucho menos cómodo en un principio, pero es una labor a la que nos tenemos que dar. Que quepa en nosotras la inteligencia de no practicar el odio sino el amor y la amistad. 

miércoles, 8 de junio de 2011

Historia de las Lesbianas 11: la diversidad sexual


Estimadas alumnas de la ESCUELA PARA SEÑORITAS, hemos dejado la historia de las lesbianas hasta la actualidad y quisiera yo empezar la siguiente clase definiendo lo que es la diversidad sexual. LGBTTTI es la nueva etiqueta que se nos impone para señalarnos como homosexuales o como practicantes de una sexualidad no heterosexual, sea la que sea. Venimos arrastrando las teorías de sexólogos y psiquiatras que vivieron en el siglo XIX y XX y la verdad es que ya en el siglo XXI hemos rebasado sexualmente cualquier teoría que hayan formulado. La sexualidad se vive libremente y es un tema del cual todos hablamos.
Nuestras necesidades genitales, por primera vez en la historia,  son reconocidas y aceptadas. El individuo puede tener una relación erótica consigo mismo y la masturbación se recomienda en ambos sexos. Por primera vez la sexualidad como fuente innegable de placer se establece de manera que no es castigada pues no es un medio reproductivo.
Hombres y mujeres podemos masturbarnos todo lo que queramos -o necesitemos- y se considera una relación intima consigo mismo. Las mujeres -que somos mucho mas complejas genitalmente que los hombres- pueden presentar dificultades para  proveerse de placer a si mismas pues desde niñas se nos ha indicado que es malo y  pueden no alcanzar el orgasmo tan facilmente.
El sexo como tal es una práctica mecánica, lo que lo hace fantástico o fuera de serie es la carga afectiva con la que lo bañamos. Nuestra vida afectiva es la que nos define sexualmente, no la sexual. El que se enamora de gente de su propio sexo es homosexual y el que se enamora de gente del sexo opuesto es heterosexual, el bisexual puede presentar relaciones afectivas con ambos sexos e incluso hacer el amor indistintamente con hombres o mujeres.
Pero ya tenemos un espectro sexual mucho más complejo que el que presentábamos durante el siglo de Freud. Ahora la industria del sexo nos vende sus posibilidades a manos llenas. Vivimos en una sociedad en la que la potencia sexual es un motivo de presunción. Ya vimos que no necesariamente tenemos que estar penetradas por un pene para poder tener placer. Nosotras somos las responsables de nuestro desempeño erótico, cada quien es responsable de su propia satisfacción, esto no quita que el estimulo erótico es mental y afectivo.
Somos seres mágicos hechos de estrellas, nuestro placer hace sonreír al universo. Y recuerden queridas alumnas que el que no se mueve, no se viene.
El orgasmo en la mujer y el hombre es el mismo. No por ser lesbianas tenemos otro desempeño de nuestros genitales, mujeres heteros y homos funcionan de la misma manera, por favor muchachas, no piensen pendejadas. Mujer es mujer, hombre es hombre. No hay vuelta de hoja así se pongan tacones y digan que se llaman Geraldine, hombre naces y hombre te morirás. Lo mismo para la mujer, el cambio de sexo no es más que un disfraz para vivir una supuesta heterosexualidad bizarra entre gente trans y bisexuales que no se identifican a sí mismos como homosexuales. Válidas todas las manifestaciones sexuales dejemos las etiquetas y formemos una comunidad viva e inteligente que nos sirva para tener un mejor desempeño erótico afectivo en nuestras vidas.

martes, 7 de junio de 2011

La Historia de las Lesbianas 10


Bienvenidas mis queridas alumnas a su clase de historia de las lesbianas en la ESCUELA DE SEÑORITAS. El final del siglo XX establece parámetros donde algunos sistemas son más incluyentes con la comunidad LGBTTTI. Se concreta la ley de uniones civiles y las primeras parejas se casan en la Ciudad de México o en el Estado de Coahuila que son las dos entidades que realizan este servicio ciudadano. Y entramos en una materia importante: México vive un estado laico cuya única razón de ser es el de organizar y brindar servicios de calidad a sus ciudadanos. Proteger a los niños y a los ancianos, brindar educación y atención medica. Establecer los parámetros de legalidad para poder organizar el registro civil y brindar a cada mexicano un acta de nacimiento con un nombre congruente con la vida que el individuo escoja. Nada de que ando con escote y de minifalda pero mis documentos dicen que me llamo Nicanor y no Mónica. O andar con la barba crecida y gargajeando para aparentar ser muy macho y que en tu licencia diga María Isabel. No se puede vivir así. La comunidad LGBTTTI cuenta ya en la zona rosa con una oficina del Ministerio Público especializada y en ella la autoridad la detenta una ministerio público transgénero y se atienden quejas sobre homofobia, lesbofobia, discriminación y tantos otros crímenes que las minorías vivimos a diario. Ya no somos ciudadanos de segunda clase relegados a los giros negros y a los antros de vicio y perdición que la gente se imagina que vivimos. No. Ahora representamos el 16% de la población y tenemos una gran ventaja electoral. El dinero rosa y el voto rosa son codiciados por la izquierda mexicana en primer lugar, PRD, CONVERGENCIA, PT… todos ellos estarían más que felices para darnos cabida en su agenda política. La derecha, más homófoba a fin de cuentas, necesita ese voto pero no va a aceptarlo abiertamente, el voto rosa se puede diluir entre los polos políticos. Pero los modelos de países desarrollados en materia de minorías sexuales se imponen en México y ya contamos con la ZONA ROSA, la zona gay de la ciudad. Ahí es común ver a parejas homosexuales de la mano o besándose en la calle sin miramiento alguno, cientos de travestis, transgeneros y transexuales pululan entre antros y restaurantes en las callejuelas de la Zonaja que es como le dicen en muchos casos coloquialmente. Restaurantes, galerías, hoteles y sex shops dan la bienvenida a los homosexuales en una sobredosis de sexo que puede saturar a cualquiera. La zona es muy gay y sobran los antros con cuartos oscuros para varones, para las mujeres no existen semejantes establecimientos donde el sexo casual y las orgías son la práctica más cotizada. Las lesbianas somos fresas y migajonas, nosotros hacemos las orgías en la comodidad de nuestros hogares. Esto no es cierto, las mujeres no somos dadas a las prácticas orgiásticas. Cuando mucho haríamos una subasta de besos y todavía dudaríamos en participar. Sin duda las lesbianas tenemos un patrón de comportamiento sexual que no se asemeja a lo que la generalidad de las personas tiene en la mente como GAY. Tenemos que tomar lo mejor de ambas sociedades, la homo erótica y la heterosexual para vivir en un mundo que llene y satisfaga nuestras necesidades sociales. Es nuestro momento de salir a las calles y hacernos visibles pero no desde los antros, bares y cantinas gays, sino  desde las exposiciones, las marchas, el activismo y la dignidad. Poco importa lo que hayamos logrado en el pasado inmediato ahora es cuando debemos mostrarnos con orgullo y con la cabeza y la mirada en alto porque somos parte activa de la sociedad. Porque nuestra preferencia erótico afectiva no tiene porque impedirnos ser madres o establecer una familia biológica o adoptiva, homoparental. Debemos apoyar a nuestros representantes en las cámaras y tratar de ganar más curules para la comunidad LGBTTTI. Seamos Lesbianas pero no nos segreguemos ni nos sintamos menos en nuestras casas por ser la rarita del hogar. Vamos empoderándonos entre nosotras y viviendo parejas ejemplares que pueden ser la cimiente de las familias del futuro. Dejemos el closet atrás. Es un concepto anticuado y violento donde el individuo se siente presionado para hacer publica su homosexualidad. Cambiemos mejor al respeto a la intimidad. Con quien dormimos no es de la incumbencia del estado laico, mucho menos de las iglesias que en su radical homofobia le cierra las puertas de la casa de dios a sus hijos homosexuales. Mantengamos la intimidad donde corresponde y dejemos de segregarnos y etiquetarnos. Todos somos MONOSEXUALES mono es uno, todos tenemos un solo sexo, el que tenemos entre las piernas, asi que ni homos ni heteros. Sino monosexuales libres de poner el ombligo donde mejor nos plazca.

Orgullo y respeto mis queridas alumnas, exijan su derecho a la intimidad. Esa es y será siempre, su tarea principal. 

domingo, 5 de junio de 2011

La Historia de las Lesbianas 9


Alumnas de la ESCUELA DE SEÑORITAS ya estamos a la segunda mitad del siglo XX, las lesbianas comenzamos a notarnos y a luchar por la igualdad de derechos frente a la sociedad heterosexual. Desde los 60 comienzan a aparecer grupos lgbt de activistas, primero fue Argentina y muy poco después México y el resto de los países latinoamericanos, por desgracia en el Caribe todavía esta penada la homosexualidad con cadena perpetua o pena de muerte, sin embargo en USA y Canadá los activistas han logrado ganar batallas como el enlace civil homosexual mal llamado matrimonio gay, pero la lucha sigue hasta nuestros días y es cuestión de muy poco que podamos ganar la igualdad de derechos en nuestro México querido.
Durante la segunda mitad del siglo XX ya existen mujeres en los conservatorios de música y son grandes directoras de orquesta, también surgen directoras de cine y teatro. En México la figura más significativa de las lesbianas fue Chavela Vargas cuyo nombre pasó a escandalizar a muchos en los 60 y décadas posteriores. Chavela es cantante de ranchero aun cuando nació en Costa Rica es sin duda una de las mejores exponentes del género. Su canción “Macorina” fue una expresión de la sexualidad lésbica pues el estribillo reza “ponme la mano aquí Macorina, ponme la mano aquí”. Bastante sugestivo. Nancy Cárdenas –gran figura del teatro nacional- comienza a realizar montajes con temática gay y se convierte en una gran activista –tal vez la luchadora más famosa de los derechos de las lesbianas en México. Jesusa Rodríguez surge del teatro a la política y sus montajes han sido importantes para la comunidad gay. Su afiliación de izquierda fue palpable desde 1994 con la contienda del Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas. Su relación con la compositora Liliana Felipe –que se define a sí misma como Mexitina (mexicano-argentina)- ha  sido la pareja más visible del ámbito lésbico. En el activismo político surge Claudia Hinojosa Corona, lesbiana que ha llevado la lucha política con orgullo y buen gusto. Su relación con la Dra. Adriana Ortiz-Ortega ha sido punta de lanza en la lucha de la familia homo-parental en Latinoamérica. En México los enlaces civiles homosexuales ya son legales en la capital del país y en el estado de Coahuila. Falta la lucha por hacerlo federal para contar con ese servicio en todo el territorio nacional. En Argentina también existen los enlaces civiles homosexuales. De tarea van a buscar qué países condenan la homosexual y qué países la viven de manera incluyente en Latinoamérica.
Las telenovelas de televisa han sido famosas por tener protagonistas lesbianas, la legendaria Maricruz Olivier fue la lesbiana que inició ésta corriente aun cuando la empresa la mantuvo dentro del closet hasta el día se su muerte. Famosa fue la boda de Denisse de Kalaffe con Talina Fernández o el feminismo de izquierda a ultranza de la activista Yan Marie Castro. Chocolate por la noticia, Sarah García –la abuelita del cine nacional- también era lesbiana y la primera actriz Carmen Montejo. Imelda Miller también fue punta de lanza para las mujeres homosexuales en los 70.
Para finales del siglo XX la imagen de las lesbianas es común en el mundo del espectáculo, la ciencia, la política, la academia… hemos permeado en unas décadas lo que siglos estuvo relegado al olvido o a la oscuridad. Los gays han arrasado con el panorama y son mucho más visibles que nosotras, pero esto también ha sido un espejo que nos ha dado luz. Contamos con bares gays y digamos que es lo único que hay. Es como si los homosexuales no usaramos escuelas y servicios importantes como lo son la salud y la educación que es obligación del estado brindar.
Dejemos esta clase en esto y preparémonos para llegar a los 80 y 90. No olviden su tarea y nos seguimos leyendo en la próxima entrega de ESCUELA DE SEÑORITAS.

miércoles, 1 de junio de 2011

Historia de las Lesbianas 8


Mis adoradas alumnas de la ESCUELA DE SEÑORITAS hemos llegado al siglo XX. En México  desde el primer año del siglo los homosexuales estábamos presentes en todos los ámbitos sociales. Siempre en una actitud tanto velada como discreta pero viviendo su vida sexual tan libremente como se podía. Sin duda el homosexual más vistoso de la época es el gran escritor Salvador Novo, quien en su libro “La Estatua de Sal” –publicado hasta después de su muerte- nos relata como era el ligue gay en los baños, tranvías, calles y bares. Se hablaban con nombres femeninos y Novo fue famoso por pasivo. Las lesbianas de nuevo estuvimos guardaditas en nuestras casas viviendo tanto como bisexuales como lesbianas, siendo la bisexualidad más aceptada siempre que el lesbianismo.
En Europa se comienzan a gestar movimientos políticos homosexuales y algunos repudian las teorías de Freud donde los homosexuales podemos o debemos ser “curados”. En Berlín, antes de la subida del nazismo al poder, se encontraban tanto bares de gays como de lesbianas aún cuando la sodomía (masculina o femenina, pues a las mujeres nos llamaban sodomitas también) estaba penada por la ley. Las autoridades miraban hacia otras partes y surgieron revistas y literatura donde el tema de la homosexualidad ya se trata de manera abierta y con cierto recelo como forma de vida. Las lesbianas debemos morir trágicamente a causa de nuestros amores antinaturales. Los homosexuales deben pagar el precio de su perversión. Con la llegada del nazismo cambia radicalmente el panorama y los homosexuales son confinados a campos de concentración y obligados a portar el triángulo rosa visiblemente en el brazo. En teoría las lesbianas sufriríamos una suerte parecida, ser confinadas a los burdeles de los campos de concentración, aunque esto fue una idea pues no se documentan detenciones de lesbianas.
En Paris también se dan salones de té, bares y cabarets de lesbianas que fueron muy famosos. Con la II guerra mundial desaparecen y las lesbianas volvemos a confinarnos en nuestras casas. Surge en  la ciudad luz la moda de vestirse como hombres, usar sombreros masculinos y monóculos. Las lesbianas nos dividimos en masculinas y femeninas lo que en Estados Unidos cobra el término de butch y femmes que seguimos usando hasta la fecha.
En Inglaterra también surgen movimientos de homosexuales y existían bares, zonas de ligue y cabarets mixtos.
En la España anterior a la guerra civil y la subida de Francisco Franco al poder también surgen lesbianas que viven libremente su sexualidad aun cuando no fuera abiertamente aceptado por la sociedad. Escritoras que tocaban el tema usaban pseudónimos masculinos para esconder un poco su homosexualidad pero era un secreto a voces.
En Estados Unidos también se da el boom de las lesbianas antes de la gran depresión pues la mujer comienza a ser económicamente autosuficiente, la situación cambia completamente con la crisis y se acaba el paraíso económico para nosotras. La II guerra les abre las puertas al ejército y las mujeres en las fuerzas armadas por más homosexuales que fueran solían no asumirlo ni calificarse como lesbianas o bisexuales. Por otro lado comienza a haber un tipo de pensamiento en el que las mujeres podíamos vivir un lesbianismo intelectual que no incluía el acto sexual más sí el amor romántico. Llegaron a afirmar que el amor entre mujeres se daba naturalmente en la generalidad, que los hombres impusieron la heterosexualidad como norma y que las mujeres nos habíamos convertido en las esclavas sexuales de los hombres. Las mujeres homosexuales comenzaron a casarse con hombres también homosexuales para guardar las apariencias o con hombres heterosexuales para vivir una bisexualidad encubierta. Decir lesbiana causaba espanto, pero decir bisexual no levantaba tanta polémica. Lo más cómodo era ser bisexual pero considerarse heterosexuales de alguna forma. Parejas de lesbianas que vivían juntas se camuflageaban como hijas adoptivas o primas, hermanas etc. La comunidad homosexual se había organizado y comienza el activismo por la igualdad de derechos.
Son muchas las lesbianas que destacan durante la primera mitad del siglo XX, Marlene Dietrich, Gertrude Stein, Greta Garbo, Joan Crawford, Marguerite Radclyffe Hall, Marguerite Yourcenar, Lucha Reyes, Carmen Amelia Robles (Amelio Robles), Gabriela Mistral y muchas otras más a las que veremos en detalle en las siguientes clases.
Por hoy dejaremos la clase ahí mis queridas alumnas de la ESCUELA DE SEÑORITAS. De tarea les sugiero que revisen los artículos sobre lesbianismo en wikipedia para que tengan un espectro más amplio de ésta época. 

YAKILIBRE, EXIGIMOS LIBERTAD INMEDIATA, AMIGOS Y FAMILIARES