domingo, 10 de abril de 2011

CON C DE CASAMIENTO


Pasemos a la tercera letra del abecedario, la C, como ven es una bolita que no se cierra del lado derecho, y precisamente por que es un derecho el casamiento debe de ser por igual para cualquier ciudadano. Estando bajo un estado laico es impensable que pretendan brindar servicios por igual a la ciudadanía si  están privando de sus legítimos derechos constitucionales a miles y miles de mexicanos por su preferencia afectiva y sexual. Casamiento, es un derecho absoluto del ser humano, con leyes o sin ellas nos casaremos y viviremos nuestras vidas con quien queramos y como queramos. No somos seres excentos de la ley, somos ciudadanos mexicanos, y entre nosotros no hay ciudadanos de primera o de segunda o tercera clase, quien así lo piensa está un poco fuera de la realidad.
En pleno siglo XXI y todavia se piensa que el casamiento debe de ser de ciudadanos de sexos opuestos. Los homosexuales nos hemos casado toda la vida con quienes hemos querido, hemos hecho barrios y ciudades, hemos trabajado y estudiado por igual y no nos vamos a seguir conformando con desechos y migajas, no estamos pidiendo permiso para casarnos, estamos comunicándoles que somos una familia y que podemos si queremos tener hijos, tenerlos. No somos eunucos y mulas estériles, somos hombres y mujeres como cualquiera otros, pagamos impuestos y generamos ingresos y todavía nos dedicamos a divertir heterosexuales y homosexuales por igual. Somos mujeres completas y no estamos incapacitadas para nada, por el contrario, estamos capacitadas, con C de Casamiento, para darnos todo el cariño que por nuestra misma condición se nos haya negado o escapado, vamos a despertar y el mundo verá la cara de la verdadera mujer con empoderamiento propio, de mujeres que saben, conocen y viven su sexualidad y vida afectiva plenamente y a tope. Somos ante todo mexicanas y vamos a demostrarle al país y al mundo de lo que somos capaces cuando estamos juntas, a veces, separadas a veces.
Una somos todas reza la voz popular y es cierto, las mujeres homosexuales una somos todas. Orgullo y fortaleza ante todo, nuestros caballos de fuerza están a punto de arrancar en una carrera, con C de casamiento, que no va a tener final. Vamos a correr los 20 siglos y medio que nos han mantenido quietas.
En sus marcas, listos, fue...

¿Se te ocurren más conceptos con la C? Se los dejo de tarea.

1 comentario:

  1. Y lo lograron! Nosotr@s l@s chilenos, parece que estamos muy lejos de conseguirlo. C de Conciencia al derecho humano

    ResponderEliminar

YAKILIBRE, EXIGIMOS LIBERTAD INMEDIATA, AMIGOS Y FAMILIARES